25 señales de un mal terapeuta: te mereces algo mejor

Algunos signos de un mal terapeuta son fáciles de detectar. Si su terapeuta lo insulta o lo avergüenza, es hora de encontrar a alguien nuevo.

Otros son más difíciles. El terapeuta podría alentarlo a culpar a los demás o ponerse demasiado a la defensiva ante una crítica. Es posible que estos problemas no hieran sus sentimientos, pero obstaculizan el progreso de la terapia.



Esta guía le ayudará a detectar todos los signos de un mal terapeuta. De esa manera, puede evitar a los malos terapeutas y encontrar la terapia de calidad que se merece.

Para que la guía sea completa e inclusiva, incluimos todos los medios para la psicoterapia. Esto es crucial porque algunas señales de alerta solo se aplican a la terapia en persona, pero noterapia en línea. Piense en cómo un terapeuta comer durante una sesión de video o en persona sería de mala educación, pero no le importaría.terapia de mensajes de texto.

  • Signos que se aplican a todas las formas de psicoterapia
  • Solo terapia en persona
  • Solo chats de video
  • Llamadas telefónicas y mensajería de audio
  • Solo terapia de mensajes de texto

Una nota rápida de consideración para su terapeuta:

Es importante detectar las señales de advertencia, pero recuerde dejarle un poco de holgura a su terapeuta. Son solo humanos y están destinados a cometer algunos errores.

Si solo ve uno de estos signos y no le molesta demasiado, considere conversar con su terapeuta al respecto. Es posible que ustedes dos puedan trabajar en ello. Si le gusta su terapeuta, sería una lástima renunciar por algo que podría reconciliar.

Piense si el terapeuta es adecuado para usted. Las señales de que un terapeuta es malo son diferentes a las señales de que no es la persona adecuada.

Signos que se aplican a todas las formas de psicoterapia

1. No escuchar ni responder

Este es el más obvio. Los terapeutas deben escuchar y responder a lo que está diciendo. Si es evidente que no están haciendo el esfuerzo suficiente para comprenderlo y brindarle orientación, es hora de recuperarse y encontrar a alguien mejor.

2. Juzgándote

Juzgar a los clientes de una manera que los avergüence es doloroso y obstaculiza el progreso de la terapia. No debería tener que experimentar esto.

3. Decirle qué hacer

Está bien que los terapeutas compartan sus pensamientos y opiniones si pides un consejo, pero no deberían darte órdenes. Se supone que la terapia te empodera y te da las habilidades cognitivas para tomar grandes decisiones. Decirle qué hacer anula ese propósito y es un área gris ética.

4. Imponer creencias religiosas, espirituales, políticas o sociales

Los terapeutas deben respetar sus creencias religiosas, espirituales, políticas y sociales. Eso significa no imponerle sus creencias.

Si un terapeuta se opone al aborto por razones religiosas, por ejemplo, no tiene derecho a plantearlo durante el tratamiento ni a utilizarlo como motivación para asesorar a un cliente sobre cuestiones relacionadas con el aborto.

Incluso si buscó un consejero religioso para poder discutir temas religiosos en la terapia, su terapeuta no debe imponer ninguna creencia. Un consejero religioso es solo alguien que tiene más probabilidades de comprender una perspectiva religiosa.

5. No ser sensible a sus creencias o antecedentes

Los terapeutas deben respetar las diferencias entre ellos y sus clientes. Su guía debe tener en cuenta sus creencias.

6. Romper la confidencialidad

Un terapeuta está legalmente obligado a proteger su privacidad. Solo debe compartir información confidencial si es necesario para salvar una vida.

7. Animarle a culpar a todos por sus problemas

Quieres que un terapeuta esté de tu lado, pero no te ayudará si te anima a culpar a los demás de todos tus problemas. Se supone que la terapia le permite asumir la responsabilidad y vivir una vida mejor.

8. Avergonzar la enfermedad mental

Si tiene una enfermedad mental, su terapeuta debe aceptar esa parte de su identidad. No deberían tratarlo como algo de lo que avergonzarse. Aquí hay un ejemplo de un terapeuta que hace eso al decirle a una persona con trastorno bipolar que no debe revelarlo a nadie:

“En un estado maníaco, promover el trastorno bipolar sería como si los homosexuales promovieran la homosexualidad en Mardi-Gras. Weeee, lo cual está bien si estás en Nueva Orleans, pero es muy arriesgado en cualquier otro lugar en otras épocas del año. Eso no es educación, eso está en tu cara '. - Mike Leary, psicoterapeuta

También es un fanático que, con suerte, no trabaja con clientes homosexuales.

9. Hablar demasiado de él o de sí misma

Está bien que los terapeutas hablen un poco de sí mismos. A veces ayuda a construir una sólida alianza terapéutica que aumenta los resultados positivos en la terapia.

Sin embargo, la gran mayoría de la terapia debería ser sobre ti. ¡Eso es por lo que estás pagando!

10. Empujarlo a hablar sobre algo de lo que no quiere hablar o para lo que aún no está listo

Está pagando por la terapia, por lo que debe decidir adónde va. Los terapeutas deben respetar eso y ser pacientes con los problemas. Ellos pueden guiarlo, pero no deberían presionar un problema si les dice que cambien de tema. Si es demasiado importante para ignorarlo, deben esperar y, con suavidad, guiarlo gradualmente de regreso a él.

11. Acelerar un diagnóstico o sobrediagnosticar

No todos los problemas necesitan una etiqueta clínica. A veces, apresurarse a diagnosticar a alguien puede resultar en un diagnóstico falso o en un sobrediagnóstico.

También puede ser deshumanizante. Un terapeuta debe tratarlo primero como una persona, luego sus problemas de salud mental. A menos que solicite un diagnóstico de inmediato, no debería ser la primera parte de su experiencia terapéutica.

12. Ponerse demasiado a la defensiva ante los comentarios o las críticas

Si le dice a su terapeuta que ha cometido un error o que necesita solucionar un problema, debe responder con calma y madurez. Por otro lado, los malos terapeutas perderán el control de sus emociones, se pondrán demasiado a la defensiva o te criticarán.

13. Impulsar demasiado el enfoque terapéutico

Los terapeutas no deben poner todo lo que están tratando en el contexto de un enfoque terapéutico. Si se sincera por un trauma infantil, la primera respuesta de su terapeuta no debería ser: 'Veamos qué tendría que decir Freud al respecto'.

14. Tratando de ser tu amigo

Su terapeuta no debe pedirle que salga como amigos. Puede interferir con la objetividad durante la terapia.

Señales que solo se aplican a sesiones presenciales

15. Revisar demasiado el reloj

Una vez está bien, pero varias veces es de mala educación. No debe sentirse apurado por la puerta.

16. El terapeuta está constantemente enterrado en notas

El contacto visual y el lenguaje corporal son uno de los principales beneficios de la terapia presencial. Se está perdiendo este beneficio, uno por el que podría haber pagado mucho dinero, si su terapeuta pasa la mayor parte de la sesión escribiendo en un cuaderno.

17. Comiendo, arreglando, arreglando o revisando el teléfono

Estos son de mala educación y no hay excusa. Las pausas para el almuerzo existen por una razón.

18. Toques inapropiados

Un terapeuta no debe iniciar ninguna forma de contacto físico que no sea un apretón de manos o una palmada en el hombro. Cualquier otra cosa es un área gris o poco ética.

19. No darle el tiempo que pagó

Si llega a tiempo a su sesión, se merece la cantidad de minutos que el terapeuta le está cobrando. Es posible que un terapeuta deba comenzar tarde porque el cliente anterior a usted llegó tarde. Está bien. Pero si comienza una sesión de 30 minutos a las 4:35 p.m., no debería terminar antes de las 5:05 p.m.

Señales que solo se aplican a los chats de video en vivo y a los mensajes de video

20. Mirar o hacer clic en su escritorio o teléfono

Durante un chat de video, puede ver que los ojos de un terapeuta divagan constantemente si están realizando múltiples tareas mientras conversan con usted. Es una señal de falta de respeto.

21. Demasiado ruido de fondo, poca privacidad

Si hay un montón de ruido de fondo durante el chat de video en vivo programado, muestra que al terapeuta no le importó o no estaba lo suficientemente organizado como para encontrar un espacio tranquilo para el chat. En entornos como este, se corre el riesgo de que otras personas escuchen lo que dice el terapeuta. Esto puede violar su privacidad.

Señales que se aplican a la terapia de chat de video y en persona

  • No darle el tiempo que pagó
  • Comprobación excesiva del reloj
  • Comer, acicalarse, acicalarse, etc.
  • Constantemente enterrado en notas
  • Comprobación excesiva del reloj

Señales que se aplican a las llamadas telefónicas y la mensajería de audio

Las señales son las mismas que las del chat de video: mucho ruido de fondo que muestra que el terapeuta no trató de encontrar un lugar tranquilo, comiendo mientras hablaba, etc.

Señales que solo se aplican a la terapia asincrónica o de texto en vivo

22. Tomando para siempre para responder

Si un terapeuta tarda constantemente más de cinco días en responder a cada uno de sus mensajes, no se está esforzando lo suficiente. Responder que lento derrota el propósito de la terapia de texto.

23. Sus mensajes son demasiado cortos

Cuando le envía a un terapeuta un párrafo extenso con pensamientos importantes, su respuesta debe ser más de una palabra o dos.

24. No intentar transmitir tono

Los terapeutas necesitan escribir más durante la terapia de texto para que puedan transmitir el tono. Si no ponen ese esfuerzo, la terapia puede parecer incompleta.

25. Toneladas de errores tipográficos

Si los mensajes están plagados de errores tipográficos hasta el punto en que no puede entender lo que el terapeuta está tratando de comunicar, significa que no se tomó el tiempo para editar el mensaje.

Señales de que está listo para un nuevo terapeuta

Si ha encontrado algunos de estos signos, no se preocupe. Hay buenos terapeutas que se adaptarán a sus necesidades y preferencias. Si aún desea mejorar su salud mental, está listo para un nuevo terapeuta.