Pastel de graduación de mi nieta

Hice este pastel de graduación para mi nieta cuando se graduó de la escuela secundaria. Ella es una jovencita muy divertida y quería algo diferente al pastel de graduación de todos los demás.

Hice muchas búsquedas, tratando de encontrar lo que pensé que encajaría con su personalidad y luego encontré una foto de esta chica de graduación. Me recordó a mi nieta, así que imprimí la imagen y luego le di la vuelta y la tracé. Luego puse la imagen en una cartulina y la cubrí con papel encerado. A continuación, tomé mi bolsa de glaseado negro y delineé la imagen. Después de hacer eso, lo rellené con el glaseado de diferentes colores y usé un pincel pequeño para suavizar el glaseado. Luego, agregué una capa de glaseado blanco en la parte posterior para hacerla más gruesa para que no se agriete después de endurecerse en el congelador. A esto se le llama método de transferencia congelada. Hice esto el día antes de hacer el pastel.



El día que mi nieta se graduó, me miró y dijo: '¡Lo hice!' Para algunos, esto podría no ser tan importante, pero para ella lo era. Verá, tuvo un accidente hace cuatro años que resultó en una herida grave en la cabeza. Pasó de ser una niña perfectamente sana a una que ha tenido muchas convulsiones en los últimos cuatro años. Ella ha tenido muchos obstáculos que superar, pero lo hizo. Así que pensé que eso era lo que le pondría en el pastel.

La mejor parte de hacer este pastel fue la expresión de su rostro cuando lo vio. Ella lo amaba. Aunque sé que está lejos de ser perfecto, el solo hecho de saber que ella lo amaba me hizo sentir muy feliz. ¡Mi nieta comienza la universidad en unos días y yo soy una abuela orgullosa!